¿Qué es un trauma?

La palabra trauma deriva del griego y significa “herida”. El trauma es una “herida psicológica” que puede ser provocada por experiencias adversas. Por ejemplo, cuando oímos hablar de traumas lo asociamos a problemas originados por grandes desastres naturales o aquellos causados por el hombre, como guerras, accidentes, abusos, palizas etc. Los especialistas los denominamos traumas por el impacto súbito y estresante que sufre el cerebro de la persona cuando lo vive. También existe otra categoría de traumas, cuyo origen está relacionado con hechos que habitualmente le concedemos poca importancia y que suelen ser más frecuentes y repetidos en la infancia, como, por ejemplo: desprotección, humillación, desapego, abandonos, separaciones, etc. y que pueden llegar a provocarnos angustia, miedo, vacío o tristeza.

Sin embargo, la importancia del trauma no determina la calidad del daño que éste produce. Puede ser tan dañino un “accidente” como un “abandono”, porque sus efectos dependerán de cada persona, de su historia, las veces que se repitió, de la edad que tenía de la protección que vivió de pequeño.

Hay 3 factores que influyen en el impacto de un evento traumático en la infancia:

  1. La edad que tenía la persona cuando se produjo ese evento
  2. Gravedad y frecuencia con la que se producía
  3. Recursos que en aquel momento tenía el niño, por ejemplo las figuras de apego que le protegían, que le dieron información adecuada a su edad y le facilitaron la expresión emocional

El trauma, no importa su origen, afecta de tal manera la salud, la seguridad y el bienestar de la persona, que ésta puede llegar a desarrollar creencias falsas y destructivas de sí misma y del mundo.

Estamos frente a la salida de metro Ibiza
y conectados también por los autobuses EMT líneas 20 y 152.

Menú