¿Cómo es un tratamiento con EMDR?

Protocolo de actuación del tratamiento con EMDR

Cuando un paciente solicita servicios de terapia EMDR en nuestro centro, el protocolo a seguir es el que les indicamos a continuación:

  • El recibimiento en el centro será realizado por un psicólogo o profesional del centro. Se le harán unas breves preguntas para poder hacernos una idea de su problemática. Los profesionales del centro se reúnen periódicamente con Francisca para comunicar su disponibilidad, por lo que una vez estudiado brevemente el caso y teniendo en cuenta la disponibilidad de cada psicólogo, se adjudica la solicitud a un terapeuta preparado personalmente por Francisca. El terapeuta será quien se encargue de dirigir la terapia bajo la estrecha supervisión de la directora del centro. Desde el inicio hasta el fin de la terapia terapeuta y Francisca estarán en contacto para realizar un seguimiento exhaustivo del paciente. El paciente contará con una confidencialidad y privacidad absolutas, garantizada por salas exclusivas disponibles en el centro que están total aislamiento respecto al resto de pacientes o visitantes.
  • Tras esta asignación de terapeuta, en la primera sesión, el paciente habla de sus problemas y tratamos de comprender “in situ” de dónde vienen y a qué situaciones pasadas están conectados. Se le entregan también unas pruebas diagnósticas que se llevará a casa (tests psicológicos e historia clínica) para hacer un diagnóstico previo al tratamiento. En esta sesión se le explica verbalmente el consentimiento informado (contrato terapéutico, en qué consiste el tratamiento con EMDR, periodicidad, duración y precio, compromiso de asistencia, etc.) y además firma una copia escrita de dicho consentimiento informado.
  • En la segunda sesión, generalmente una semana después, el paciente entrega las pruebas clínicas y se completan aquellos aspectos de su línea de vida y del problema que hagan comprensible para el paciente porqué se encuentra así y cuál es el origen de los problemas, para así poder establecer el plan de tratamiento terapéutico.
  • Una vez realizado estos primeros contactos, la directora del centro empieza a supervisar el caso. En la tercera sesión, en base a los resultados de las pruebas se realiza un diagnóstico del caso y de su estado actual (NOTA: No se hacen devoluciones del diagnóstico escrito. Consultar en el centro la normativa en relación con los diagnósticos.) En función de la gravedad del trauma, se le da una comprensión del caso  y una estimación del número de sesiones.
  • Si el problema no está muy cronificado y no es excesivamente grave, se prepara al paciente lo antes posible con la instalación de recursos para empezar el tratamiento. Comenzamos la terapia marcada por objetivos que terapeuta y paciente irán cumpliendo durante las sesiones necesarias.

En las siguientes sesiones, y hasta la finalización del tratamiento, utilizaremos un protocolo muy estructurado para acceder y tratar los recuerdos más importantes y significativos que están en la base el problema o trastorno por el que viene a consulta. El procedimiento de acceso a cada uno de los recuerdos que vayamos a procesar es el siguiente:

  • Se definen los elementos del recuerdo a trabajar: imagen que representa la peor parte del recuerdo, creencia negativa, creencia positiva deseada, emociones que siente ahora al pensar en el recuerdo y localización corporal de las sensaciones físicas. Se mide también la validez de la cognición positiva y el nivel de unidades subjetivas de perturbación
  • El terapeuta ayuda al paciente a que se produzca la estimulación bilateral de la información en el cerebro. Esto facilita la conexión entre los dos hemisferios cerebrales logrando el procesamiento de la información y la disminución de la carga emocional. El terapeuta interrumpe la estimulación bilateral periódicamente para asegurarse que el paciente esté procesando adecuadamente.
  • La estimulación bilateral puede ser:
    1. visual (el paciente mueve los ojos de un lado al otro guiado por el terapeuta);
    2. auditiva (el paciente escucha sonidos alternados en ambos oídos) y
    3. kinestésica (el terapeuta golpetea suavemente y en forma alternada sobre las manos o los hombros del paciente).
  • El terapeuta guía el proceso, tomando decisiones clínicas sobre la dirección que debe seguir la intervención. La meta es que el paciente procese la información sobre el incidente traumático, llevándolo a una “resolución adaptativa”. En palabras de Francine Shapiro, esto significa:
    1. una reducción de los síntomas;
    2. un cambio en las creencias, y
    3. la posibilidad de funcionar mejor en la vida cotidiana.

Con EMDR trabajaremos terapéuticamente sobre:

  • Recuerdos del pasado. Experiencias de vida temprana que están conectadas con la sintomatología del paciente en el presente
  • Disparadores del presente. Estímulos del presente que activan ansiedad, angustia, tristeza y están relacionados con los recuerdos del pasado. La intensidad de estos síntomas será mucho menor debido a que ,al reprocesar los recuerdos asociados del pasado, parte de estas situaciones presentes ya se han asociados a redes positivas, no obstante, aún puede haber sintomatología residual. Se recogen los estímulos (personas, olores, situaciones, colores, sabores) que activan la sintomatología y se reprocesan del mismo modo que lo hacemos con los recuerdos del pasado.
  • Plantilla de futuro. Posteriormente se prepara al paciente para que en situaciones futuras pueda abordar los problemas sin miedo, o pueda sentir con mayor autoestima y confianza en sí mismo, o pueda abordar los problemas con competencia y capacidad. Pensamientos y comportamientos deseados para el futuro.

El tratamiento con EMDR puede durar desde 6 sesiones para un trauma simple (personas sanas que sufren un accidente, viven un terremoto, el diagnóstico de una enfermedad grave, un aborto, etc.) hasta más de un año para problemas complejos y crónicos. Una vez finalizamos la terapia, seguimos siendo cercanos con el paciente y estamos presentes para cualquier otra necesidad que le pueda surgir en un futuro.

Trabajamos en tu pasado para mejorar tu presente y tu futuro

Menú